UN PAYASO EN EL VELORIO

Con una hiper recesión que está arrasando con cientos de miles de puestos de trabajo, que amenaza la continuidad de otros tantos, con la falta de alimentos que asola a millones de niños, el presidente Milei despliega todas sus dotes de payaso 2.0, o da rienda a sus bemoles de personaje internacional.

Es como si ante el desastre de la guerra en Ucrania, ante el sufrimiento y privaciones de su pueblo el presidente Zelenski se pusiera a cantar, bailar, hacer chistes desubicados y pelearse con sus aliados y con países amigos.

Pareciera que no, pero es lo mismo.

Y es que más allá de la política, de la herencia recibida (un incendio), del no plan de gobierno y del mamarracho que es su gestión política con el mega DNU, la ley ómnibus, Bases, la cosa con los gobernadores y otros inventos, más el desastre en las relaciones exteriores, hay otros aspectos simbólicamente poderosos.

Digo, cómo es posible tanta desfachatez ante el dolor. Tanta falta de empatía del Presidente con la gente (millones) que sufre privaciones elementales. La herencia, la decadencia y el descalabro no autorizan ni legitiman el descaro.

Esto es como una Fiesta de Olivos…pero todos los días!!

Milei logró llamar la atención (y vaya si lo logró) con sus planteos radicales, su confrontación directa con los impresentables, corruptos y tibios y una actitud alocada.

Mucho más que sus políticas, sus medidas, lo que molesta de Milei es su falta de empatía. Más que sus “locuras” o que su motosierra con los más débiles, es su falta de respeto por el que sufre. Milei es un payaso en el velorio. Al principio sorprende, nadie quiere quilombo. Pero al cabo de un rato ya cansa, molesta, ofende.

Hoy la Argentina es un velorio.Una catástrofe. Y ya que no se encuentran soluciones, por lo menos debería haber respeto. Humanidad que le dicen.